skip to Main Content
Bajo Grande: Durante Dos Años Limpiaron 40 Mil Toneladas De Piedras Para Refuncionalizar Los Lechos Percoladores

Bajo Grande: durante dos años limpiaron 40 mil toneladas de piedras para refuncionalizar los lechos percoladores

  • Removieron grasas e impurezas de 25.000 metros cúbicos de cantos rodados.
  • Los trabajos comprendieron la limpieza y colocación artesanal de piedras y viguetas que en normal funcionamiento son el habitáculo de un manto de bacterias indispensables para el tratamiento de efluentes cloacales.

En el marco de las obras destinadas a la íntegra refuncionalización de la antigua Estación Depuradora de Aguas Residuales Bajo Grande, la Municipalidad de Córdoba avanza en los trabajos finales de revitalización de los lechos percoladores primarios y secundarios.

Los lechos son filtros biológicos conformados por grandes piletones circulares donde se almacenan más de ocho toneladas de piedra granítica de canto rodado. Sobre los piletones giran brazos que riegan agua servida a las piedras de manera continua. Los efluentes alimentan un manto de bacterias denominada Zoglea que florece en la superficie de cada canto.

El proceso de depuración de los líquidos efectuado por el manto de bacterias es fundamental para disminuir la Demanda Biológica de Oxígeno (parámetro de medición de la cantidad de materia orgánica que carga el efluente) y darle continuidad al proceso de tratamiento.

Desde enero 2021, el Municipio higienizó 40 mil toneladas de piedras contenidas en los cinco lechos percoladores intervenidos.

El desarrollo consistió en el retiro, tamizado, hidrolavado y colocación de un producto alcalino que libera la capa de grasa acumulada durante años. Dicho proceso se repitió en numerosas ocasiones, analizándose piedra por piedra hasta garantizar las condiciones de pulcritud necesaria para la nueva proliferación de la Zoglea.

A posterior, se colocaron manualmente viguetas de 3 metros de largo, 8 cm de base y 10cm de alto en la base de los lechos, con una separación de 8cm entre cada pieza.

Luego se seleccionaron y posicionaron individualmente las primeras piedras que se recuestan entre los espacios vacíos, entre vigueta y vigueta, generando un entramado que garantiza el paso permanente de efluentes y el ingreso de aire que nutrirá al manto de bacterias.

Cada percolador tiene un diámetro de 55 metros y una superficie de 2.375 metros cuadrados.

Es un trabajo artesanal que requiere especial cuidado de instalación para mantener la Zoglea. Se estima que durante la creación de la planta en 1987 las piedras y viguetas no fueron colocadas adecuadamente. Por tal motivo, los cantos se filtraron y provocaron la rotura de las piezas y el taponamiento en determinadas zonas, con la consecuente extinción de las bacterias.

Del total de viguetas se recuperó el 40% y el resto debieron ser repuestas.

Para finalizar el proceso se monta cuidadosamente a granel el resto de las piedras con una retro excavadora y se nivelan.

Las obras 

En la antigua Estación Depuradora de Aguas Residuales Bajo Grande hay seis percoladores, dos primarios y cuatro secundarios. Uno de los secundarios fue limpiado y reparado en el año 2016. La presente gestión se encargó de la refuncionalización de los cinco restantes.

Próximamente se realizarán pruebas de funcionamiento de los brazos regadores existentes.

Además, restan trabajos de albañilería en los cercos perimetrales constituidos por tabiques de hormigón.

El funcionamiento de los percoladores 

Los efluentes llegan a Bajo Grande a través de la Cloaca Máxima y tras un primer filtrado de grandes sólidos y el proceso de desarenado, pasan a los sedimentadores y lechos percoladores primarios.

Los brazos riegan las piedras graníticas donde la Zoglea transforma el material orgánico en inorgánico. Los barros junto al líquido caen hasta un sistema de canales que se encuentran en el fondo de los lechos.

Los líquidos pasan por una estación de bombeo y, a modo de diálisis para disminuir la mayor cantidad de DBO posible, se inyectan a los sedimentadores y lechos percoladores secundarios para repetir el tratamiento. El proceso continúa hasta que los restos estén en condiciones de pasar a una siguiente etapa.

Luego el proceso se bifurca: los barros son tratados por Digestores Anaeróbicos y los líquidos se dirigen a una cámara de contacto donde son clorados para oxidar la materia orgánica restante.

Zoglea

Las piedras donde se cultiva la colonia de bacterias poseen curvatura natural, sin aristas ni cuencos. Dicha fisonomía permite la velocidad adecuada para el escurrimiento de efluentes y garantiza el paso de aire, asegurando una correcta alimentación de la Zoglea.

Cuando la planta de Bajo Grande entre nuevamente en funcionamiento, el riego de los lechos generará el ambiente propicio para la reaparición de la Zoglea. Se estima que en un mes el manto adquirirá niveles adecuados para su uso.

Compartir:
WhatsAppTelegramFacebookLinkedInTwitterShare
Back To Top

¿Querés sumarte a la Prueba Piloto de App Ciudadana?

Completá el siguiente formulario